lunes, 11 de abril de 2016

La Junta niega haber recibido solicitud para la playa de perros de la capital



La Delegación de Salud revisa el registro sin encontrar petición alguna del Ayuntamiento de Almería, mientras autoriza a Adra a acotar una zona específica Tampoco Medio Ambiente


La playa de la Rana, en el término municipal de Adra, se ha convertido en la tercera de Andalucía en estar dedicada en exclusividad al baño y esparcimiento de perros y sus cuidadores, un logro que se le escapa a la capital almeriense y no, aseguran, por la Junta de Andalucía. La Administración andaluza, que tiene las competencias a la hora de autorizar la delimitación de estas zonas caninas, afirma no sólo no haber denegado la autorización a Almería, sino que va más allá y mantiene que no ha recibido solicitud alguna por parte del Ayuntamiento capitalino.

¿Por qué Adra sí y la playa para perros de Almería no? Simplemente porque el Ayuntamiento abderitano ha realizado las gestiones oportunas a diferencia del capitalino. Esta es en síntesis la respuesta dada por el Gobierno andaluz, después de comprobar la "inexistente" recepción de la solicitud municipal para habilitar la playa del Perdigal -la zona de la Jaima de Costacabana-, como zona de baño para perros.

Las competencias en esta materia le corresponden a la Delegación Territorial de Salud, desde donde garantizan no haber recibido petición al respecto del Ayuntamiento de Almería. Aunque no forma parte de las responsabilidades de la Delegación de Medio Ambiente, este departamento de la Junta también ha supervisado la entrada de escritos por si se hubiera producido un posible error por parte del equipo de gobierno municipal. Tampoco, según han señalado.

El concejal de Salud y Consumo, Carlos Sánchez, mantiene, sin embargo, que la petición del Ayuntamiento de Almería fue enviada por "vía telemática" y señala que hace dos años hubo otra solicitud que fue denegada.

De una manera u otra, lo cierto es que la playa para perros capitalina se ha quedado en el limbo, mientras que Adra planifica ya las nuevas posibilidades turísticas que este recurso puede aportar al municipio ya que, como señala el alcalde, Manuel Cortés, existe un sector de población que no quiere renunciar a viajar con sus animales de compañía.

Cortés ha explicado que la playa para perros "podrá utilizarse durante todo el año, puesto que se trata de una zona delimitada, fuera del núcleo urbano y presenta una afluencia casi nula de bañistas incluso en época estival". Contará con una longitud de 350 metros, que quedarán delimitados por un vallado y debidamente señalizados.

0 comentarios: